The Rising Enterpreneurs Program closed last Friday, December 6th. Thank you for those whom applied. In 2020 a new cycle will open.
May 17, 2019

Orlando Bravo y su plan para crear un Silicon Valley en el oeste de Puerto Rico

El puertorriqueño invertirá $100 millones a través de su fundación

“Cuando pasó el huracán María, vi un lado de Puerto Rico bien cerca, que no había visto tan bien, uno era la pobreza y otro, el talento”.

Este es el recuerdo que Orlando Bravo, socio administrador de la firma de capital privado Thoma Bravo y fundador de Bravo Family Foundation, aún guarda acerca de lo vivido cuando él y su hermano Alejandro Bravo trajeron a la isla un millón de libras de suministros para ayudar a damnificados en la zona oeste.

“Vi el desastre y el talento. Cuando estábamos ayudando, había muchísimos voluntarios que cuando hablaba con ellos tenían PhD (doctorado) en ingeniería bioquímica o aeroespacial. También vi qué buena era la gente de las comunidades con las que estábamos trabajando”, sostuvo el inversionista, natural de Mayagüez y residente en California. “Eso me inspiró a crear una entidad con la misión de más igualdad, basada en oportunidad”.

Así nació en 2017 la Bravo Family Foundation, a la que Orlando Bravo anunció que contribuirá, en su carácter personal, con $100 millones. Uno de los primeros programas que implementará en la isla es “Rising Entrepreneurs”, que brindará apoyo a emprendedores tecnológicos locales que estén en etapas tempranas y medias.

“Queremos poder ayudar a los grupos que seleccionamos a afinar el producto o servicio de tecnología y tener los conocimientos, los sistemas y el equipo necesario para correr un negocio exitosamente”, expresó ayer Guiomar García-Guerra, directora ejecutiva de la fundación.

Agregó que se va a abrir una convocatoria anual, con un periodo para que los interesados envíen sus solicitudes, que serán evaluadas por un comité independiente que elegirá un conjunto de hasta diez empresas.

Los seleccionados van a recibir un donativo semilla de $25,000 para relocalizarse a Mayagüez y participar de un currículo intensivo de 12 semanas, en los que expertos de la red de Thoma Bravo y empresarios locales exitosos, voluntariamente, discutirán a fondo una variedad de temas. Algunos serán: desarrollo de un producto comercializable, creación de sistemas de operaciones claros, ejecución de ventas, análisis de mercado y cómo hacer crecer una sólida base de clientes.

“Luego, el espacio de la fundación en Mayagüez estará abierto por cinco meses más para que los equipos, con el conocimiento adquirido, vayan teniendo acceso a los mentores de nuestra red y a la misma vez a nuestras oficinas y, desde allí, puedan ser exitosos en el lanzamiento de sus negocios”, abundó García-Guerra.

El proceso de recibir solicitudes en línea comenzará este verano a través de la página web www.bravofamilyfoundation.org. En el portal también hay detalles sobre los requisitos con que deben cumplir los interesados en participar, como que las empresas estén basadas en Puerto Rico y hayan sido fundadas por boricuas que residen en la isla o que deseen regresar. Las empresas pueden ser de software, hardware, servicios tecnológicos, inteligencia artificial, internet de las cosas y comercio electrónico, entre otras áreas de la tecnología.

Entre los atributos del programa, Bravo mencionó que “tenemos un fondo grande y permanente para ayudar a estos empresarios con capital, que va a estar ahí a perpetuidad. Tenemos todos los conocimientos de cómo empezar y correr una compañía, pues en Thoma Bravo hemos comprado 200 compañías de tecnología en los últimos 15 años equivalentes a $60,000 millones”.

“Les vamos a dar acceso a nuestras compañías, que emplean 35,000 empleados y tienen $11,000 millones en ventas; acceso a clientes de esas compañías, que son los que compran tecnología a través del mundo; y acceso a capital de los inversionistas más grandes del mundo”, añadió Bravo.

Para Bravo, una de las metas del programa es que todos los empresarios participantes lleguen a lanzar su producto o servicio al mercado y que el éxito de esos emprendimientos sea duradero. “En Puerto Rico, de los empresarios que empiezan, solamente un 50% sigue en la empresa tres años después; para los empresarios nuestros, queremos un número más alto”, sostuvo.

Al citar un informe de Naciones Unidas que reveló que Puerto Rico es el quinto país con mayor desigualdad en el mundo, resaltó la importancia de incentivar el empresarismo. “Ahí es donde se crea el empleo, la oportunidad del individuo, ahí está la base del crecimiento económico de cualquier lugar”, aseguró Bravo.

El mayagüezano, que reside en Estados Unidos desde que salió de la isla a cursar estudios universitarios a finales de la década de 1980, aseguró que mantiene vínculos con Puerto Rico, donde sus padres viven parte del año y donde residen todos sus tíos. Bravo, quien está casado y tiene un hijo de 15 años y dos hijas de 17 y 2 años, regresa a Puerto Rico cada año durante sus vacaciones, en las que disfrutan de ir a la playa.

Read the complete article from endi